Galeria de la Semana

Entradas populares

miércoles, 25 de enero de 2017

El Síndrome de Asperger y la incapacidad para hacer frente a la Presión. (Nick Dubin)

Hay otra definición de estrés psicológico que valen la pena considerar. el estrés psicológico se produce cuando las exigencias impuestas por el mundo exterior superan la capacidad para hacer frente a esas exigencias (Evans, Marks, Murray, Skyes, Willig y Woodall 2005; Gregson y Looker 1997). Dicho de manera más simple, el estrés se produce cuando se está abrumado. Cuando hay una gran cantidad de exigencias y no se tiene la resistencia ni los recursos para hacer frente a esas exigencias, si bien el estrés puede ser manejado por aquellos individuos con mayores habilidades para hacerle frente, estos podrán tolerar mayor estrés y frustración que el mundo les impone. Pero las personas sin suficiente habilidades para afrontar esta presión serán víctimas de las circunstancias de la vida.


Como expliqué en el Síndrome de Asperger y la Intimidación (Dubin 2007), creo firmemente que las personas con síndrome de Asperger tienen menos habilidades para afrontar la presión que la población neurotípica. Voy a explicar por qué esto es así con mucho más detalle en el próximo capítulo, pero por ahora, permítanme exponer dos razones para justificar por qué las personas con Asperger tienen poca resistencia a la presión:

1. Nosotros (las personas con Síndrome de Asperger) no somos inherentemente buenos en el manejo de los matices de nuestras emociones. Debido a que estamos menos en control de nuestras emociones, somos más propensos a experimentarlas en una escala más grande. Cuando las emociones corren rampantes, nuestros niveles de estrés aumentan.

2. No somos inherentemente buenos organizando nuestras vidas y somos débiles haciendo múltiples tareas simultaneas. Como resultado, tendemos a sentirnos presionados cuando estamos obligados a realizar muchas tareas diferentes al mismo tiempo. Las exigencias del trabajo y otras actividades constantemente nos obligan a participar en múltiples tareas simultaneas, desafiando nuestra capacidad para hacerles frente. Las personas con síndrome de Asperger tienen muchos puntos fuertes y habilidades, pero en general, hacer frente al estrés no es una de esas habilidades. Si hacer frente a los aspectos relativamente sencillos y cotidianos de la vida plantean desafíos para la mayoría de nosotros con Asperger, una verdadera crisis provocará un incremento de estrés que puede conducir a una crisis emocional. Por ejemplo, si una persona con Asperger puede sentir una gran tensión el simple hecho de no ver su programa de televisión favorito, o que experimente un cambio en sus rutinas alimenticias, es comprensible que una verdadera crisis podría abrumar totalmente esa persona.

Cuando nos enfrentamos a circunstancias que sabemos que no estamos preparado para manejar, la vida se siente injusta. Imagínese a una madre que está tratando de enseñarle a su hijo de cinco años de edad a leer por primera vez. Sería ridículo si la madre le pidiera al pequeño Johnny leer la siguiente frase inventada, “The antidis- establishmentarianism Presbyterians interpolated their sonorous philosophy.” seria el equivalente a tratar de enseñar a Johnny cálculo o ponerlo en frente del volante de un coche y esperar que sea capaz de conducir sin instrucciones adicionales. Como seres humanos, intuitivamente reconocemos que estas exigencias no son realistas para Johnny porque él no tiene ni la habilidad ni la instrucción para llevar a cabo este tipo de hazañas imposibles. Le causaría una gran frustración y el estrés lo haría creer que nunca podrá lograr con éxito los objetivos que se esperan de él. Johnny podría llegar a creer que las figuras de autoridad en su vida (por ejemplo, sus padres, los profesores, etc.) son injustos, dado que lo desafían en cosas para las cuales esta condenado al fracaso porque carece de las habilidades básicas para el éxito. ¿Acaso no es una respuesta humana normal cuando circunstancias de la vida nos abruman con más de lo que podemos manejar? En consecuencia llegaremos a creer que no importa cuánto nos esforcemos, nunca tenemos una oportunidad real para tener éxito. Y en última instancia, esperaremos fallar en las tareas que los demás y la vida nos exige.

Tomando el ejemplo anterior, si la madre fuera más sensible y comprensiva de las habilidades de su hijo, ella proporcionaría material de lectura con el vocabulario apropiado para la edad de Johnny y sus capacidades de desarrollo. Si fuera un maestro experto, podría enseñar palabras sólo un poco más allá de la capacidad de lectura de Johnny y progresivamente le guiará a pronunciar palabras nuevas. Ella puede incluso darle consejos y pistas sutiles pero quedaría en manos de Johnny el descubrir las nuevas palabras. Esta técnica se llama "andamiaje/scaffolding" (Gregory, O'Neill y Soderman 2004), y los educadores con frecuencia lo utilizan con los estudiantes con muy buenos resultados. Hay una razón lógica para la utilización de esta técnica con los niños con los que trabajan; y es que proporciona una cantidad adecuada de estrés para el niño haga frente al proceso de aprendizaje. El niño tiene que hacer un potencial descubrimiento estresante por su cuenta, sin embargo, el propósito del educador es asegurar que el descubrimiento este al alcance del nivel de desarrollo del niño. Los educadores han aprendido el máximo rendimiento de los estudiantes se produce cuando el niño experimenta la cantidad justa de estrés para fomentar el aprendizaje de una nueva tarea. La falta de estrés puede causar una falta de motivación y el exceso de estrés puede conducir a la desconexión. Si el estrés es demasiado grande, el estudiante puede llegar a sentirse abrumado y experimentar un colapso.

En un mundo perfecto, los maestros proporcionarían a todos sus estudiantes la cantidad justa de andamios (y estrés) para promover el aprendizaje. Sin exigencias abrumantes los estudiantes podrían desarrollar sus inherentes capacidades para hacer frente al estrés, y tendrían una actitud más positiva para hacer frente a la situación en cuestión. Este escenario genera estrés sólo lo suficiente para alimentar el aprendizaje y elevar el nivel de rendimiento sin menoscabar las capacidades para desafiar la resistencia de los estudiantes. Pero sabemos que el mundo no es siempre un lugar justo, y las personas con Asperger a menudo sentimos que la vida nos empuja a aprender calculo, cuando recién nos han enseñado a sumar.

La gente tiene que encontrar nuevos desafíos y un poco de estrés para aprender nuevas habilidades y vivir una vida productiva. El refrán, "sin dolor no hay ganancia", tiene algo de verdad. Si usted es capaz de desafiarse a si mismo para ir un poco más allá de sus capacidades, usted va a terminar aumentando sus capacidades. Por otro lado, si su vida esta completamente libre de estrés y no se enfrentan al reto de alcanzar nuevas metas, el resultado será un viaje aburrido y estancado. Usted no tendría ninguna meta o ni razón para lograr nada.

Vea al estrés como un ejercicio, que lo llevará más allá de su actual capacidad de resistencia. Cada vez que supera una situación dada, usted sube un peldaño más en la escalera del desarrollo de sus habilidades con el manejo del estrés. Con cada paso, va a desarrollar más tolerancia a la frustración.

Por ejemplo, mi primera presentación pública fue delante de 30 personas y fue un gran reto para mí en ese momento. Hablar a un grupo de este tamaño fue muy estresante para mí porque nunca lo había hecho antes. Después de lograr con éxito esa hazaña, yo estaba dispuesto a hablar delante de 50 personas. A continuación, 70, 100, 200 y así sucesivamente. Yo elegí a propósito una situación para desafiarme a mí mismo pero que no fuera demasiado abrumador. Me llevó a asumir nuevos retos cada vez mayores. Mi primer discurso fue un ejemplo de estrés bueno para hacerme desarrollar mis habilidades para hablar en público. Así si mi primera aparición hubiese sido en el programa de Oprah Winfrey, yo no habría tenido las habilidades oratoria necesarias, ni la preparación psicológica, ni la experiencia de haber creído que podía tener éxito. Ese desafío habría constituido un estrés malo.

Aprenda a apreciar las oportunidades que le permitan desarrollar sus capacidades y hacer frente a una situación que antes hubieran sido difícil de manejar. Aprecie las circunstancias desafiantes a la altura y complete una tarea que este más allá de sus capacidades. Sea consciente de nuevos retos y celebre su crecimiento personal, profesional, emocional y espiritual.

(Asperger Syndrome and Anxiety : A Guide to Successful Stress Management / Nick Dubin Pags 25-27)

No hay comentarios:

Publicar un comentario