Galeria de la Semana

Entradas populares

domingo, 6 de diciembre de 2015

Saga, la policía que sedujo a Bob Dylan

Con su Síndrome de Asperger, la policía Saga Norén es uno de los personajes femeninos más atípicos y originales del panorama. La serie acaba de finalizar la emisión de su tercera temporada.

Por su boca salen verdades como puños. Nunca sonríe. Es incapaz de dulcificar sus palabras con sutilezas. A su brusquedad y falta de empatía con los demás se une una personalidad solitaria. Tiene cierto toque a humanoide, a computador programado. Eficiente y perfeccionista hasta la obsesión, su vida gira únicamente en torno a la investigación policial que tenga entre manos. Posee la típica belleza nórdica aunque no cumple los cánones habituales de atractivo femenino con los que nos bombardean los medios. Su enorme cicatriz en el labio superior remarca que estamos delante de una mujer diferente. Una personalidad tremendamente fría cosida con hilo especial para esconder traumas. Hasta ahora creíamos que era consecuencia de su Síndrome de Asperger. En esta tercera temporada, finalizada esta semana después de una larga espera de dos años, entendemos el por qué de todas sus aristas.


Saga Norén y su nuevo compañero el policía danés Henrik Sabroe
Se llama Saga Norén (Sofía Helin), y es la protagonista de Bron/Broen, una de las mejores series nórdicas y de más éxito de los últimos años. El pasado mes de septiembre volvió a las pantallas con una tercera etapa y cifras récord en Suecia y Dinamarca, países coproductores. La BBC la emite en Gran Bretaña de forma simultánea convertida en un must, al igual que ocurrió con Forbrydelsen en el país anglosajón. Durante la primera y segunda temporada, emitidas en España por AXN, resolvió dos complejos casos con su inolvidable compañero procedente del otro lado del puente Oresund, el policía danés Martin Rohde (Kim Bodnia). Formaban un equipo perfecto a base de contrastes. El humor y campechanía de Martin humanizaban a Saga. Eran Don Quijote y Sancho, Holmes y Watson, Pin y Pon. Sin embargo la pareja no terminó bien y en esta nueva tanda Saga debe trabajar con el investigador danés Henrik Sabroe (Thure Lindhardt).

Tener una personalidad fría en Suecia no está fuera de lugar sino que es material común. La cicatriz que desvirtúa su belleza angelical tampoco. Mientras que Suecia despunta en todos los rankings mundiales de innovación y competitividad, está desaparecida de las listas de países con mayor número de operaciones de cirugía plástica. Se puede llegar a protagonizar una serie de televisión sin necesidad de tener un físico deslumbrante ni cubrir el estereotipo de choni de barrio. Una suerte para la actriz Sofía Helin, que tampoco ha tenido que basar únicamente su interpretación en las típicas tramas sentimentales, omnipresentes en la mayoría de personajes femeninos. Aquellas que jamás pasarían el Test de Bedchel, el polémico sistema para evaluar la brecha de género en las historias de ficción.

Tal vez sea una cuestión cultural pero la realidad es que los países nórdicos exhiben unas mujeres que en muy contadas ocasiones vemos en una ficción española. Las nuestras son nacidas para amar y punto. Y porque lo de fregar queda ya mal, así que lo dejamos solo para la comedia. Sara Lund, protagonista de Forbrydelsen, convertida en Sarah Linden en su adaptación norteamericana The Killing, son otro ejemplo de féminas fuera de lo común procedentes del norte de Europa. Vestidas con un fosco y poco atractivo jersey, esconden cualquier demostración de feminidad, son inteligentes, profesionales y asociales, como Saga. Ya sea por la influencia europea o porque el tema lo pedía a gritos, los Estados Unidos se han sumado por fin a romper el estereotipo femenino repetido hasta la saciedad en la ficción con la llegada de Jessica Jones de Netflix o la sheriff Ani Bezzerides, en la segunda temporada de True Detective.

Nunca nos lo confirmaron abiertamente, aunque para crítica y púbico nuestra protagonista padece un Asperger de libro. Sherlock y Sheldon Cooper (The Big Bang Theory)son sus hermanos de trastorno. Sheldon, al ser un personaje de sitcom y no de drama, no necesita cambiar. No ha evolucionado apenas después de ocho años. Vive congelado en la misma situación emocional. En el caso de Sherlock cualquier posible avance psicológico lo solventa con una huida hacia adelante. Run, Forrest, run. La tercera temporada de Bron/Broen era el momento para que Saga nos mostrase algo más.

Sabíamos que Saga tuvo una infancia terrible. Su hermana se suicidó siendo ella una niña. El resto de retazos de su vida pasada no terminaban de encajar. Este año los guionistas se dedican a golpear con fuerza su personaje hasta la extenuación. Su padre, su madre, su jefe y mentor, cualquiera que forme parte de su universo va a tambalearse hasta romperla. De ahí surge la duda. Una persona con Síndrome de Asperger no deja traspasar sus sentimientos. Entonces, ¿el Asperger tiene cura? ¿O Saga solo quería ocultar su dolor? Porque lo que Saga nos deja entrever este año es que es tan vulnerable como cualquiera. Por primera vez la vemos afectada por determinadas situaciones. Y con su nuevo compañero, tan extraño y especial como ella, conecta de una forma desconocida para el espectador hasta el momento. Una nueva época que más allá de la importancia del caso a resolver nos muestra el especial atino de la industria nórdica para construir personajes fascinantes.
Bob Dylan quería estar en Bron/Broen

Para sorpresa de los productores, un buen día recibieron un correo electrónico de los representantes de Bob Dylan. El cantautor había visto la serie y se declaraba admirador de Bron/Broen. Se ponían en contacto con ellos para poner a disposición de la producción alguna de sus canciones, a precio irrisorio. Una oportunidad única que por supuesto aprovecharon. En el capítulo 5 de la tercera temporada podrán escuchar Ballad of a Thin Man. Un lujazo.

Fuente: Teresa Díez Recio en Valencia Plaza

No hay comentarios:

Publicar un comentario