Galeria de la Semana

Entradas populares

sábado, 22 de agosto de 2015

Syd Barrett de Pink Floyd habría padecido el Síndrome de Asperger

Un estudio italiano, al analizar la vida y la personalidad del fundador de Pink Floyd ha llegado a la conclusión que jamás padeció de esquizofrenia, sino que bajo un estudio más exhaustivo y considerando su etapa temprana y su relaciones y personalidad revelan que en realidad padeció del Síndrome de Asperger.

Syd Barrett, el brillante fundador de Pink Floyd quien murió en su auto-exilio en 2006, quien dejó el grupo después de dos años y vivió durante 40 años en la soledad", En realidad cumplió los criterios de diagnostico del síndrome de Asperger". Es la hipótesis de un estudio italiano publicado en Archives of Psiquiatría encabezado por el presidente de Peter Pan Onlus Mario Campanella y el psiquiatra Donatella Marazziti.

"Nacido en el seno de una familia pudiente relacionada con el arte y la música en Cambridge en 1946, Syd Barrett alcanzó el éxito mundial al fundar Pink Floyd y sentar las bases del rock psicodelico que los llevó a vender más de 600 millones de copias de discos alrededor del mundo".

Tradicionalmente se había apuntado entre las causas de su aislamiento social del músico, la hipótesis de abuso de sustancias o una forma de esquizofrenia. Pero "Los estudios que realizamos -dice Campanella- apuntan claramente al Síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista que puede conducir al aislamiento social. El examen de la revisión clínica en el hombre que inspiró éxitos extraordinarios como "Whish You Were Here" y "Shine On You Crazy Diamond" ha alcanzado la categoría del mito, pero bajo el ojo de la investigación de estos autores, son frecuentes los episodios donde se muestran su repulsión a la luz, dislexía y sinestesia, así como el máximo de introspección ".

"Syd manifestó, aun antes de su incursión en las drogas, cómo el abuso al LSD, todos los signos de algún tipo de Autismo - escriben Campanella y Marazziti - un mundo diverso en el que, debe quedar claro, hay muchas condiciones que son compatibles con la normalidad."

"La hipótesis de la esquizofrenia es desmentida por estos autores, ya que en los estudios anteriores no se consideraron que los episodios alucinatorios o de delirio estaban en realidad asociados a su alto consumo de Mescalina y LSD, y no repararon la existencia de una condición prevía. Barrett -continua Campanella y Marazziti- fue examinado superficialmente por el psiquiatra Ronald D.Laing, quien fue traído por Rogers Watter, uno de sus compañeros y amigos en la banda, pero éste no pudo hacer un diagnóstico claro ni definitivo, dando cuenta simplemente del daño irreversible a causa de su sobredosis de LSD aquel trágico fin de semana de 1968".

El Asperger supone, "formas que no permiten o dificultan la adaptación, un aislamiento social progresivo, paroxística introspección, así como en algunos casos la aversión constante a las luces, alimentos o a ciertas frecuencias de sonido."

"Las características autistas de Barrett están bien documentadas por sus biógrafos, amigos y familiares, incluso antes de su quiebre mental y su eventual retiro social: Ya desde antes, desde su infancia, manifestó cierta falta de empatía y rigidez emocional, sin embargo, al mismo tiempo, una gran habilidad cognitiva, e interés por la pintura, la poesía, además de su fascinación por el uso de equipos de sonido e iluminación."

Su particular sentido del humor idiosincrásico descolocó a más de alguno de los miembros de su banda, como la vez que decidió vestirse por una semana de mujer pretendiendo que era homosexual con exagerados ademanes y modos femeninos para las risas de sus amigos,  o el gusto de tomarles el pelo en los ensayos, cambiando una y otra vez los arreglos haciéndolos cada vez más difíciles de aprender para el resto. Su miedo al aparecer frente a las cámaras, escondiéndose tras los efectos de humo y sonido, y su permanente hastío y quejas frente a las largas y extenuantes giras, con su correspondiente acoso de periodistas y fanáticos, lo hicieron una estrella de rock muy a-típica ya para entonces.

Para desmentir las afirmaciones de Roger Water sobre las supuesta ezquisofrenia de Syd Barret, después de su muerte, su hermana Rosemary insistió en que Barrett jamás sufrió de una enfermedad mental ni jamás recibió tratamiento para nada en ningún momento desde que reanudaron su contacto regular en la década de 1980. Ella permitió que pasará algún tiempo en una casa privada "para almas perdidas" de Greenwoods en Essex, pero afirmó que no tenían ningún programa de terapia formal.

Su hermana sostuvo, que dejó completamente la música y se inició de manera absorta en la fotografía y en ocasiones se fueron a la playa juntos. Ella también dijo que tomó un gran interés en el arte y la horticultura y continuó dedicándose a la pintura:

"Muy a menudo tomó el tren por su cuenta a Londres para ver las principales colecciones de arte ya que amaba las flores. E hizo viajes regulares a los Jardines Botánicos de las dalias en la abadía de Anglesey, cerca de Lode. Pero, por supuesto, su pasión principal fue la pintura.


Algunos años más tarde, Barrett aparentemente aceptó sesiones con un psiquiatra en el hospital psiquiátrico Fulbourn en Cambridge, pero Breen afirmó que ni la medicación ni la terapia fueron consideradas apropiados en su peculiar caso. Su hermana negó que fuera un recluso, alienado o  que incluso hubiera olvidado su pasado, como algunos sostenían: "lo recordaba todo, y recordaba quien era quien y su historia personal con esa persona, pero no tenía interés en regresar a lo mismo", como lo manifestó en su rechazo a un contrato millonario con EMI para grabar un tercer disco solista en 1993.

Roger (Syd) pudo haber sido un poco egoísta, o más bien absorbido en si mismo, pero cuando la gente lo llamaba un recluso ellos sólo estaban proyectando su propia frustración sobre él. Él sabía lo que querían, pero él no estaba dispuesto a dárselos, y por eso lo llamaron loco.

3 comentarios: