Galeria de la Semana

Entradas populares

jueves, 30 de julio de 2015

Tony Attwood: Imitación o Mimesis en el Síndrome de Asperger (Complejo de Zelig).

Un mecanismo de compensación inteligente y constructivo utilizado por algunos niños es observar y absorber la personalidad de aquellos que son socialmente exitosos. Estos niños permanecen inicialmente en la periferia del juego social, observando y tomando nota de lo que deben hacer. Entonces pueden volver a representar las actividades que han observado en su propio juego solitario, utilizando muñecos, figuras o amigos imaginarios en casa. Están ensayando, practicando el guión y su papel, para lograr la fluidez y confianza antes de intentar ser incluido en situaciones sociales reales. Algunos niños pueden ser muy hábiles en sus habilidades de observación, copiando los gestos y el tono de voz. Están desarrollando la capacidad para ser actores de manera natural. Por ejemplo, en su autobiografía, Liane Holliday Willey describe su técnica:


"Yo podía tomar parte en el mundo en calidad de observadora. Yo era una ávida observadora. Estaba fascinada con los matices de las acciones de las personas. De hecho, a menudo me pareció conveniente convertirme en la otra persona. No es que yo fuera consciente al hacerlo, sino que para mi era algo natural. Como si no tuviera ninguna opción al respecto. Mi madre me decía que era muy buena en capturar la esencia y personalidad de la gente. (Willey 1999, p.22).

"Yo era extraña en mi capacidad de copiar los acentos, las inflexiones vocales, expresiones faciales, movimientos de la mano, aires, y diminutos gestos. Era como si me convirtiera en la persona que estaba emulando. (Willey 1999, p.23).

Convertirse en un imitador experto puede tener otras ventajas. El niño puede llegar a ser popular por imitar la voz y la personalidad de un profesor o un personaje de televisión. El adolescente con el Síndrome de Asperger puede aplicar los conocimientos adquiridos en las clases de arte dramático a situaciones cotidianas, determinar quién tendría éxito en esta situación y adoptar la personalidad de esa persona. El niño o adulto puede recordar las palabras y posturas corporales de alguien en una situación similar en la vida real o en un programa o película de televisión. Él o ella recrea la escena utilizando el diálogo 'prestado' y el lenguaje corporal. Hay una apariencia de éxito social, pero, bien mirado, la competencia social aparente no es espontánea y original sino artificial y forzosa. Sin embargo, la práctica y el éxito pueden mejorar la capacidad de actuar de la persona de manera que la actuación se puede convertir en una opción para una posible carrera profesional.

Un adulto con síndrome de Asperger que es un actor retirado me escribió y me explicó que, "Como actor, creo que los roles en el teatro son mucho más reales para mi que la vida cotidiana. El juego de roles es algo natural para mí "La capacidad de actuar un papel en la vida cotidiana se explica por Donna Williams:

Me fue imposible hablar con ella en un tono de voz normal. Empecé a poner un fuerte acento americano, lo que representa una historia y una identidad para mí mismo y relacionarme con ella. Como siempre, en realidad me convencí a mí mismo que yo era este nuevo personaje y convincentemente continué así durante seis meses. (Williams 1998, p.73)

Hay varias desventajas posibles. La primera es que está observando e imitando modelos populares pero negativos, por ejemplo 'chicos malos' de la escuela. Este grupo puede aceptar al adolescente con síndrome de Asperger, que viste como el grupo, habla su idioma y conoce sus gestos y códigos de comportamiento; pero esto a su vez puede alejar al adolescente de los modelos más apropiados. El grupo probablemente reconocerá que la persona con Síndrome de Asperger es una falsificación, desesperado por ser aceptado, y probablemente no es consciente de que él o ella este siendo ridiculizado de manera encubierta. Otra desventaja es que algunos psicólogos y psiquiatras, con pobres conocimientos sobre el trastorno del espectro autista, pueden considerar que la persona tiene signos de un trastorno de personalidad múltiple, y dejar de reconocer que se trata de una adaptación constructiva de una persona que siempre tuvo el Síndrome de Asperger.

Algunos niños con Síndrome de Asperger no les gusta quienes son y les gustaría ser otra persona, alguien popular y exitoso. Un niño con Síndrome de Asperger puede notar lo popular que su hermana con los otros chicos. También puede reconocer que las niñas y las mujeres, especialmente su madre, son natural e intuitivamente sociables; así que para adquirir habilidades sociales, empieza a imitar a las niñas. Esto puede incluir el vestirse como una chica. Hay varios informes de casos publicados y, en mi experiencia clínica, he visto varios hombres y mujeres con síndrome de Asperger que tienen problemas con la identidad de género (Gallucci, Hackerman y Schmidt 2005; Kraemer et al 2005).. Esto también puede incluir a las niñas con síndrome de Asperger que se odian a ellas mismas y quieren convertirse en otra persona. A veces esas chicas quieren ser hombres, especialmente cuando no pueden identificarse con los intereses y ambiciones de otras chicas, y las actividades de los chicos parecen más interesantes. Sin embargo, el cambio de género no conducirá automáticamente a un cambio en la aceptación social y la auto-aceptación.


Cuando los adultos con Síndrome de Asperger han utilizado la imitación y la actuación para lograr cierta competencia social superficial, pueden tener considerables dificultades para convencer a las personas que tienen un verdadero problema con la comprensión social y la empatía; se han vuelto demasiado verosímil en su papel para ser creídos.

(Tony Attwood: The Complete Guide to Asperger’s Syndrome 2007 Págs 35-38)

No hay comentarios:

Publicar un comentario